29/3/17

Destino y voluntad: la magia del Tarot

  Destino y voluntad: la magia del Tarot

 En un mundo en el que se denigra la magia, en el que se mira con desdén a quien no da argumentos racionales sino sentimentales, en el que la intuición es relegada como sospechosa y el arte rebajado a mero divertimento; en este mundo, el inconsciente lucha inútilmente por emerger, las emociones frustradas gritan ilusamente, el instinto se atrofia, se pierde calidad humana.
Hemos alejado el misterio, por temor. Miramos sin observar y toda la realidad  nos grita su verdad: lo insondable de su naturaleza, de nuestra naturaleza.
Por fortuna, existen los artistas que son los magos contemporáneos. Son ellos los que, con su labor estética, tienden un puente hacia lo desconocido, se sumergen en el inconsciente y salen enriquecidos en conocimiento. Luego, lo plasman de múltiples maneras para que el público participe y, a su vez, viva lo desconocido en vez de esquivarlo.
Y, ¿qué mejor manera de introducirnos en el misterio que a través del Tarot? Estos viejos naipes nos ofrecen imágenes cargadas de símbolos como inagotables formas de introducirnos por los caminos de la intuición; son guías para iniciarnos en la comunicación con nuestro yo interior; son los espejos de nuestros sueños y visiones, formas tangibles de lo que está “más allá” de lo simple cotidiano. De esta manera, vislumbramos el destino para poder ejercer sobre él, a medida de lo posible, nuestra voluntad.
Setenta y ochos caminos nos ofrece el Tarot más conocido, el de Marsella, divididos en veintidós Arcanos Mayores y los restantes Menores. En esta oportunidad, estos onces artistas ofrecen su interpretación de los veintidós Arcanos Mayores. A cada uno le corresponde, por azar o destino, dos cartas en particular; cada uno transita esos senderos, descubre signos, significados, señales; y, con su voluntad, aborda ese conocimiento, lo comprende y lo plasma, enriqueciendo así el acervo del Tarot.
Observemos aquí la voluntad del quehacer artístico y veamos como esto se aúna a la magia del Tarot.

Herna Freiberg.

No hay comentarios: